Imprenta: El formato del documento

El mundo de la impresión digital está siendo un método muy utilizado por las empresas para personalizar sus productos corporativos. Sin embargo, muchas veces nos encontramos con clientes que tienen dificultades para enviar los archivos a la imprenta con el formato del documento correcto. Esto provoca que a veces el arte final pueda tener errores y puede suponer una perdida de tiempo y dinero para ambos. Por ello, vamos a explicar la fase en la que se elige el formato del documento a la hora de preparar el arte final para la imprenta.

¿Qué es el arte final?

El arte final es el nombre que le damos a los documentos digitales que componen el proyecto que vamos a realizar y que hemos preparado para enviar a la imprenta, para que esta pueda reproducirlos en físico. 

Estos archivos deben cumplir una serie de requisitos que se comprueban al terminar la ejecución de la maquetación para su correcta exportación y, asegurarnos así, que va a salir en impresión el diseño tal y como lo teníamos planteado. 

¿Cómo preparamos el arte final para imprenta?

Antes de guardar el documento, debemos comprobar varios puntos claves para asegurarnos de que nuestro diseño está adaptado de la pantalla a imprenta. Deberemos revisar valores como que el modo del color esté en CMYK, que la tipografía esté incrustada o vectorizada, el nombre de las tintas y que la resolución del documento este a 300 ppt.

Una vez asegurado los conceptos básicos anteriores, tendremos nuestro archivo listo para exportar para impresión. 

¿Qué formato de archivo utilizamos?

El formato del documento que utilizaremos para enviar los archivos a la imprenta será el más común y conocido por todos, el PDF (Portable Document Format). Prácticamente todos los programas de diseño nos ofrecen la posibilidad de utilizar este formato para guardar nuestro proyecto y que pueda ser enviado. 

El PDF es el formato del documento recomendado para impresión por varias razones. Una de las características principales es que recoge todos los datos incrustados dentro de un mismo archivo. Por otro lado, es un formato que puede ser editable sin sufrir modificaciones a la hora de abrirse, lo que facilita y agiliza el trabajo de la imprenta en caso de cualquier mínimo error. 

¿Qué debemos tener en cuenta a la hora de crear el PDF?

Las aplicaciones de Adobe (como Illustrator, Photoshop o Indesign) suelen ser las mas utilizadas por los diseñadores gráficos y es raro la imprenta que no tiene instalado este paquete de herramientas de diseño. Vamos a explicar paso a paso como exportar a PDF nuestro archivo desde estas aplicaciones.

En primer lugar vamos a Archivo>Guardar como y elegimos el formato del documento PDF. 

formato del documento

A continuación, nos aparecerá una pantalla emergente donde comenzaremos a seleccionar algunos detalles de exportación. Seleccionaremos algunas de las opciones que nos dan como la de conservar capacidades de edición de Illustrator o la de crear capas. Además, podremos modificar los ajustes de PDF si fuesen necesario. 

formato del documento

En el apartado de “compresión”, comprobaremos que la resolución del documento no ha sufrido modificación alguna y la calidad está al máximo, siendo 300 ppt.

En “marcas y sangrados” deberemos activar la casilla de marcas de límite, así como indicar los 3 mm de sangrado recomendados por la imprenta.

Una vez realizado estos pasos, habremos terminado y podremos guardar nuestros archivo, listo para enviar a la imprenta para su correcta producción. 

Realizar un diseño que luego queremos enviar a la imprenta puede tener sus dificultades si no lo hemos realizado anteriormente. Por eso, es importante comprobar todo estos aspectos y asegurarse que se envía en el formato del documento correcto, el PDF.