La experiencia del consumidor en el punto de venta

Los consumidores están cambiando su comportamiento con las marcas, sobre todo en el establecimiento. Con el resurgir de los comercios, estos deben buscar soluciones y adaptarse a las nuevas exigencias de los clientes. Por ello, muchas empresas están transformando sus campañas de marketing para ofrecer una experiencia inolvidable en el punto de venta. 

Es necesario encontrar la clave que se ajuste a cada negocio para atraer a los consumidores y fidelizarlos. El marketing nos ayuda a proporcionar una experiencia diferencial a los clientes en el punto de venta con diferentes productos promocionales. 

Conocer las necesidades de los consumidores es un factor esencial en el proceso de fidelización. Para ello, te damos las claves para sorprender a tu público potencial en el punto de venta a través de la innovación. 

Experiencia del consumidor
Fidelización del cliente en el punto de venta.
¿Qué momentos son claves para estar presente en la mente del consumidor?

La experiencia del cliente no solo está en el punto de venta. Son varios momentos los que hay que tener en cuenta, tanto antes como después de ofrecer el producto/servicio, para que el cliente recuerde nuestra marca. Podemos identificar 3 etapas:

  • El momento en el que el cliente busca un producto/servicio. 
  • El momento en el que está en el punto de venta.
  • El momento en el que el cliente recuerda la experiencia con nuestra marca. 

En este artículo vamos a centrarnos en la segunda etapa del proceso, cuando el cliente está en el punto de venta y queremos ofrecerle una visita única. 

Experiencia a través de los sentidos

En el último año, han aumentado las compras online y han disminuido las visitas a los establecimientos. Por ello, es necesario buscar nuevas técnicas de marketing que ofrezcan una experiencia inolvidable en el punto de venta. El objetivo es conseguir que el cliente vuelva al establecimiento físico y tenga una percepción positiva. 

Los sentidos son claves para estimular al consumidor, ya que provocan acciones emocionales con la marca y, por tanto, ayudan a construir una relación entre ambos gracias a la percepción positiva que se crea de la marca. 

El resultado es que la marca sea recordada por el consumidor en su mente como la mejor opción tras la experiencia sensorial. 

En un negocio, es esencial dar visibilidad a los productos y/o servicios que ofrecemos, porque si no se ve, no existe. Por eso, debemos buscar elementos visuales que ayuden a captar la atención de nuestros potenciales clientes y darles una razón para estar en el punto de venta. Con un buen diseño, el Roll-up es un soporte publicitario que consigue atraer a los consumidores hacia el establecimiento, como este con barniz selectivo para diferenciarse.

Mini Roll-Up con barniz selectivo.

Otro elemento visual publicitario es el display de mesa publicitario para restauración que consigue aumentar las ventas gracias a las promociones que se pueden comunicar.

Display de mesa.

Buscar la manera de impactar en el consumidor con un elemento que se diferencie del resto de objetos que hay a su alrededor no es fácil. El PVC y la mini bandera son dos de estos productos que impactan en el punto de venta y que hacen que el cliente potencial visite el establecimiento de una forma proactiva.

PVC Troquelado a la forma.
Mini bandera personalizada.

Una vez hemos conseguido captar la atención del consumidor y está en el punto de venta, debemos ofrecerle una experiencia agradable para fidelizarlos. Una de las estrategias que podemos utilizar es la estimulación del consumidor a través del tacto. Para ello, incorporar acabados especiales con texturas en los productos de nuestra marca es indispensable, como este menú restaurante con barniz 3D o el Tarjetón con Estampación Oro.

Menú Restaurante con Barniz 3D.
Tarjetón con Estampación Oro.

 

Experiencia a través de las emociones

Las personas nos guiamos por los sentimientos que nos despierta una situación. El marketing emocional se basa en apelar a los sentimientos y emociones del consumidor para crear una conexión del consumidor con la marca.

Existe una amplia variedad de emociones que se pueden transmitir, como la felicidad, la tristeza, la sorpresa o el miedo. Hay que saber elegir que sentimientos son los acertados para nuestra marca y así conseguir la lealtad del consumidor. La interacción es un factor clave en las estrategias del marketing emocional.

Crear emociones a través del recuerdo y la experiencia que vive el consumidor en el establecimiento es lo que hacen muchas empresas para establecer esa conexión. Un ejemplo son estas tarjetas de felicitación de cumpleaños o aniversario con el papel White Ice Pearl.

Tarjeta de felicitación en Soporte White Ice Pearl.
Tarjeta de felicitación en Soporte White Ice Pearl.

Ya sea a través de los sentidos o por las emociones, lo importante es ofrecer una experiencia inolvidable al consumidor con la marca en las tres etapas temporales, para así crear ese vinculo especial entre ambos que ayude a la fidelización.